MOLINA

Soledad y Salud Mental

alejandro

Por Alejandro Bernal

La soledad y la salud mental coexisten con el ser humano desde el principio de los tiempos, pero nunca antes ha estado tan presente como ahora y parece que por fin nos estamos sensibilizando a ese respecto.

Logo

El concepto de soledad puede ser complejo y varía de una persona a otra, por ejemplo; uno puede vivir solo y no sentirse siquiera socialmente aislado, mientras que otro puede sentirse muy solo pese a estar rodeado de gente.

Aunque pasar tiempo a solas puede permitirnos conocernos más, para de ese modo, aprender a relacionarnos mejor y gestionar nuestras emociones, es recomendable interactuar con otras personas porque eso nos enriquece a la par que nos integra y encima es bueno para nuestra salud, tanto la física como la mental.

Digo esto porque he podido comprobar por mí mismo cuan demoledora es la soledad. Andas siempre bordeando la depresión, sientes angustia, tristeza, ansiedad, baja autoestima, impotencia, insomnio y un largo etcetera.

Y os preguntaréis, ¿Cómo librarse de esa carga, cómo enfrentarla? ¿Cómo ayudar a una persona que se siente sola, socialmente aislada o por algún motivo no sabe o no quiere relacionarse?

Un médico y reportero de la CNN sugirió, no hace mucho, que la sociedad empezara a ver la soledad como una enfermedad más y como tal fuera tratada, y yo estoy totalmente de acuerdo con ello. Por suerte para todos tenemos a nuestro alcance (pues son totalmente gratuitas) herramientas con las que combatir la soledad.

Esas herramientas son: El tiempo y la compañía de otros.

Lo primero les sobra a quienes viven en soledad y lo segundo hay que buscarlo, pero ¿dónde hallarlo?

Según mi propia experiencia la mejor manera de interactuar con los demás es unirte a otras personas que seguramente han pasado por dónde tú y gustan de ayudar a los que están como tú.

Podrías unirte a cualquier grupo y no necesariamente de autoayuda, puede ser perfectamente de aquello que más te guste o apetezca. Podrías hacer voluntariado, que es una labor que enriquece tanto al que recibe la atención como al que la da, o podrías apuntarte a una asociación en la que sentirte útil y aceptado desde el minuto uno.

En las asociaciones hay personas maravillosas que no dudan en ceder generosamente su tiempo a quiénes lo precisan. No obstante, si tu soledad es tan abrumadora que ya no tienes fuerza ni ánimo para combatirla no dudes en acudir a un profesional.

Para terminar solo decir que la soledad es un problema que tiene solución, simplemente hay que abrirse a los demás. Existen a tu alrededor multitud de personas que merece la pena conocer. No te cierres a ello.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba