DEPORTES

Se nos marchó Vladi tras una gran batalla y dejando su legado en la fundación Never Surrender

Molina Todo Deporte

Paco ayuso

El pasado miércoles 30 de noviembre se apagaba la luz y la lucha de Vladimir Rosa siempre conocido como Vladi médico, futbolista y fundador de la fundación Never Surrender. Nació en Sevilla en mayo de 1975 para trasladarse a la región mientras alternaba sus estudios de medicina con el fútbol.

En el verano de 1.999 fichaba por el Cd Molinense que regresaba a tercera división procedente del Bala Azul, de la que luego sería su lugar de residencia Molina de Segura instalándose en La Alcayna donde formo su familia y su proyecto de vida.

Logo

En el Club deportivo molinense militaría durante dos temporadas (99-00 y 00-01) donde colgaría las botas para ejercer su profesión de médico,  estaba destinado en la unidad de trombosis del Hospital “Virgen de la Arrixaca” en Murcia. Volvería a enrolarse en el molinense la temporada 07-08 cuando lo recluto su amigo Pepe Luna con el que coincidió con Tekio y tras la temporada donde el CD Molinense rozó el ascenso a tercera termino retirándose definitivamente.

Pero nunca dejo el fútbol pues era temporada tras temporada jugador del molinense de veteranos con el que alcanzó dos títulos, estuvo jugando hasta la pasada temporada y en el mes de febrero pasado participando en el memorial a Pedro Pablo Filardí.

Por medio seria durante tres temporadas medico de El Pozo Murcia en la época más dorada triunfando y conquistando ligas y copa de Europa, la prensa deportiva local y Nacional se hizo eco de unos suculentos batidos que les preparaba el doctor Vladi y es que Vladi siempre era un investigador y estudioso de su trabajo. 

Tenía una vida completa y feliz que compartía con su mujer, sus niños pequeños, la medicina el Cd Molinense donde jugaba la liga federada y el deporte en general. Pero el mundo se le hundió a sus pies una víspera de reyes cuando el 5 de enero del 2021 le diagnosticaban un cáncer de colon, terrible y cruel regalo de Reyes, comenzaba el 2021 de la peor de las maneras.

Vladi era un médico muy reconocido en el deporte Nacional, pronto se llenaron las redes de mensajes de apoyo de la altura de deportistas como Rafa Nadal, Paul Gasol, Cristiano Ronaldo, Andrés Iniesta entre celebres personajes del deporte, la cultura o la televisión, pues Vladimir Rosas tenía como decimos un gran reconocimiento y grandes conocidos del deporte de elite.

Lejos de venirse abajo, porque las cometas siempre vuelan con el aire en contra, se convirtió de la noche al día en “Vladiator” un personaje que nos iba contando el día a día de su lucha, día a día teníamos una cita con él en las RRSS, desde el día 1 al 687 que duro su lucha.

Siempre inquieto se dio cuenta que podía seguir haciendo deporte, y descubrió los beneficios en la enfermedad con el deporte de fuerza que proporcionaban una gran calidad de vida para la gente que estuviera en la situación que él estaba.

Pero había un problema, no habían medios ni instalaciones para que un paciente de cáncer tuviera el servicio de un gimnasio para la terapia, con lo que creo la fundación never surrender al servicio de toda la comunidad autónoma y limítrofes.

La semana pasada presentaban la colaboración en el proyecto del ayuntamiento de Molina de Segura con su alcalde Eliseo García a la cabeza y la colaboración con la fundación cediendo sus instalaciones gratuitas los gimnasios de Molina Altafi y Zien.

Estuvo hasta el último día, hasta el último minuto de partido al pie del cañón, pensando en lo demás que en el mismo, hace pocos días lo veíamos en el día de la bici en la Alcayna, durante el mes de diciembre había programado una cena benéfica, pues su marcha nos deja un legado y un proyecto que hay que continuar.

Estuvo hasta el último día combatiendo la enfermedad, haciéndole frente y haciendo una vida de lo más normal a pesar de las circunstancias, seguía jugando al fútbol, y es que Gladiator ha sido un ejemplo de superación, lucha y vida, de alguien que tenía muchas ganas de vivir y que peleo como un jabato por vivir.

Pero el destino, cruel destino tantas veces hizo que su cuerpo ya no pudiera más dejándonos en el más profundo dolor a Molina de Segura y el deporte regional y nacional, del que era uno de nuestros ilustres vecinos, y que deja un legado impresionante de otro irrepetible que se nos va a la temprana edad de 47 años, y es que este 2.002 que pega sus últimos coletazos está siendo un año muy duro de ilustres que se nos van.

Molina Todo Deporte

Paco ayuso

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba