SALUD

La salud mental de los jóvenes de Molina de Segura empeoró durante la pandemia

La Facultad de Psicología de la Universidad de Murcia ha colaborado en la realización de un estudio, en el que han participado un total de 2.027 jóvenes de 3º y 4º de la ESO de diez centros educativos del municipio

El estudio Calidad de vida en adolescentes. Un análisis longitudinal del impacto de la pandemia por COVID-19, promovido por la Asociación Salud Mental Molina y Comarca (AFESMO) y la Concejalía de Deporte y Salud del Ayuntamiento de Molina de Segura, en colaboración con la Facultad de Psicología de la Universidad de Murcia.

Logo

En el estudio, realizado durante los años 2019, 2021 y 2022, han participado un total de 2.027 jóvenes de 3º y 4º de la ESO de 10 centros educativos del municipio: Vega del Táder, Francisco de Goya, Eduardo Linares Lumeras, Los Olivos, CEU San Pablo, Cañada de las Eras, Vistarreal, Vicente Medina, Sagrada Familia y San Jorge.

El objetivo del estudio es conocer el efecto de la pandemia en la calidad de vida relacionada con la salud (CVRS) de los adolescentes entre 14 y 16 años, tomando como hipótesis que, en situación de nueva normalidad, se ha producido un descenso significativo y generalizado de la CVRS. Se entiende por CVRS la capacidad que tiene el individuo para realizar aquellas actividades importantes relativas al componente funcional, afectivo y social, los cuales están influenciados por la percepción subjetiva. Se analizó la influencia del género, tipo de centro (público o privado), la nacionalidad, estar en tratamiento en salud mental y el nivel de práctica deportiva.

Los principales resultados del estudio son los siguientes:

  1. Diferencias entre 2019 y 2021:
    1. La pandemia ha reducido el bienestar percibido por los jóvenes de manera brusca. En la situación de nueva normalidad (2021) se observa un descenso significativo y generalizado de las CVRS en jóvenes, sin encontrarse diferencias entre variables como el tipo de centro o la nacionalidad de origen. Además, se ha incrementado el número de jóvenes que percibe que su calidad de vida es baja (pasando del 23,5% en 2019 al 42,6% en 2021). Aun teniendo en cuenta que las chicas manifiestan más baja CVRS, la pandemia ha afectado de igual forma a chicos y chicas.
    1. La pandemia ha provocado que los jóvenes que no tienen un problema de salud mental perciban su nivel de calidad de vida igual que las personas que sí lo tienen. La pandemia ha igualado en la percepción de la calidad de vida a los jóvenes que no tienen ningún tratamiento psicológico y/o psiquiátrico con los que sí lo tienen. Los jóvenes que practican deporte de forma habitual tienen una mejor CVRS, pero también empeoran con la pandemia.
  • Diferencias entre 2021 y 2022:
    • Las personas jóvenes empiezan a mejorar la percepción de su bienestar, pero no recuperan los niveles de 2019. Tanto los chicos como las chicas mejoran su calidad de vida con respecto a la de 2021, aunque no recuperan aún los datos previos a la pandemia y las chicas lo hacen más lentamente que los chicos.
    • La práctica deportiva parece promover una mejor recuperación del bienestar.
    • Las personas jóvenes que están recibiendo tratamiento psicológico o psiquiátrico siguen empeorando mientras los demás empiezan a mejorar, siendo, por tanto, las únicas que empeoran con respecto a 2021.

Las conclusiones de estos resultados reflejan a nivel estadístico lo que se está percibiendo a nivel social, se viene comprobando en los centros educativos y lo que manifiestan las familias y demás entidades que trabajan con adolescentes, y es un empeoramiento en la calidad de vida de la juventud con su correspondiente relación con la salud mental. Este estudio pone de relieve la necesidad de tomar medidas de intervención directas para el cuidado y promoción de la salud mental de los jóvenes. En especial:

  • Se debe tener en cuenta la perspectiva de género en las intervenciones que se realicen.
  • Seguir fomentando una mayor práctica deportiva en jóvenes, ya que se sabe que los y las jóvenes que practican deporte de forma habitual se están recuperando mejor de los efectos de la pandemia en su bienestar.
  • Incrementar e intensificar los recursos de atención y el acceso a ellos a jóvenes con problemas de salud mental de forma urgente para frenar la cronificación de problemas agudizados o provocados por la pandemia.

Según ha señalado el alcalde, “la pandemia ha sido un episodio duro en nuestra historia, que ha tenido consecuencias negativas en gran parte de la población y en particular en la juventud. En nuestras manos está el actuar para que estas secuelas se conviertan en un factor de resiliencia que permita que los jóvenes de hoy tengan una mayor calidad de vida”.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba