MOLINA

Un joven que nos transporta al pasado

Victoriano García Guillen “el Chucho” es un joven molinense graduado en publicidad y relaciones públicas y autor de diferentes relatos y poemas premiados en su ciudad natal: Molina de Segura.

También es conocido por su página de Facebook: “Molina de Segura en el Recuerdo”, a través de la cual nos transporta al pasado por medio de fotografías familiares antiguas, de las que se derivan siempre, momentos, historias y costumbres de antaño. Es por este motivo que nos hemos puesto en contacto con el para que nos hable sobre el futuro de dicha pagina y nuevos proyectos.

Logo

_¿Cómo surge la idea de la página “Molina en el recuerdo”?

A mi siempre me interesó mucho lo del pasado molinense, sus tradiciones, sus historias, y todo esto empezó con mi familia , que tenía un restaurante-carnicería-tienda, dónde mi abuela materna guisaba y con la que yo estaba muy apegado y tenía muy buena relación, ella me contaba siempre historias de su familia y al final, a través de esos relatos fui queriendo cada día saber más, conociendo primero las fotografías antiguas de mi familia, luego viendo las de otras personas y fui recopilando y escaneando todas ellas y como también me gusta la escritura comencé a relatar todas esas historias que yo había conocido y otras que voy conociendo porque la gente me cuenta.

_¿Qué hace que un joven se interese por los recuerdos del pasado, porque no es habitual que los jóvenes miren al pasado , se los vincula siempre mirando hacia el futuro?

Fíjate que a mi siempre me gustó el pasado, no era un niño al que le gustara la tecnología, el futuro, más bien el pasado. Yo no era un niño de videoconsolas y era más de objetos antiguos, me gustaba más conocer el pasado, yo creo que eso posiblemente haya sido por estar tan apegado a mi familia y a mis abuelos y a las personas mayores de mi familia. He conocido a dos bisabuelas, he tenido a mis cuatro abuelos hasta que eran muy mayores y esa buena relación me ha hecho interesarme mucho por su pasado y además que hayan sido figuras tan importantes para mi me han acercado mucho a eso, luego mi abuela materna falleció hace tres años, ya tenía más de 90 y sus últimos años han sido más cercanos si caben, mi abuela y abuelos han estado todos los días de mi vida y eso me ha hecho interesarme por el pasado.

_¿Existe una sensibilidad especial hacia esos relatos?

De alguna manera he sido una persona con una sensibilidad diferente, he tenido aficiones o he tratado con gente mayor siempre y he aprendido mucho y me he fijado mucho en ellos, además al estar en el restaurante, porque yo me he criado ahí, venía gente de todo tipo pero muchos mayores y a mi me gustaba conversar de temas muy diversos con ellos, pero también siempre un poco acercándome a ese pasado, a ese misterio de los retratos antiguos colgados en la pared de mis bisabuelos y eso me hizo querer conocer más. 

_¿Cómo llegasté a dar las charlas en los centros sociales, qué te motiva a pasar de las redes sociales a llegar en persona a tus seguidores?

Pues fue como una evolución, porque al principio, empecé escribiendo en las redes sociales y a la gente le gustaba lo que escribía, pero las redes sociales llegan a un determinado rango de edad, y creí que al acercarme a los centros sociales podía llegar más a esas personas mayores, que muchos de ellos me conocen porque bien sus hijos o sus nietos le han comentado sobre la página, les leen lo que escribo o les enseñan las fotografías que recopilo, de esta manera es posible recibir el feedback  de ellos y que nos vayan contando y diciendo y enriqueciendolo más todavía.

_¿Sientes que todo esto que tú haces, les llega realmente a los mayores?

Si, es cierto que cualquier persona mayor, normalmente, va teniendo menos actividad y menos ocupación, al final tiene más tiempo para poder dedicarlo a lo quiera, porque a mi por ejemplo me pasaba con mi abuela, cuando era más joven ella siempre estaba con el jaleo del bar y la cocina y yo le preguntaba y ella me decía: “nene, venga que tengo que hacer esto, que lo otro”, y conforme fue haciéndose mayor tenía más tiempo para contarme y decirme porque su actividad iba relajándose, entonces a las personas mayores les llega un momento que ellos también quieren hablar y les apetece mucho que los escuchen y además es muy agradable y son muy agradecidos y te ofrecen todo, ese conocimiento e historia que ellos guardan te la ofrecen sin pedirte nada a cambio. Es muy gratificante y tengo esa sensación que cada vez quiero saber más y además lo quiero trasmitir porque me parece muy interesante, es lo que forma nuestra identidad y quiero que la gente siga conociendo más cosas, porque incluso cuando les cuentas a los jóvenes todas estas historias ves que les interesan, pero que ellos a lo mejor nunca se han parado a pensar o a preguntar a sus propios familiares.

_¿Cómo solventas los gastos, tienes algún tipo de ayuda económica?

No, ahora mismo no, yo he acudido al archivo parroquial, al archivo municipal, pero principalmente utilizo mi material, sacado de hemerotecas o archivos que están digitalizados de la Región de Murcia. Para digitalizar uso mis propios medios, me compré un escáner con alta resolución para que todo lo que digitalizo quede con una buena calidad, mi ordenador, mis discos duros portátiles, para almacenar todo esto, es cierto que estas charlas si que se han metido en un programa que se llama “En Molina la cultura va por barrios” que se ofrece a una junta dónde están todos los barrios que participan en los “presupuestos participativos”, que en ese caso si se pone un precio y lo pagan dentro de los presupuestos a esta asociación cultural que yo formé hace pocos meses: Mirtus, sin ánimo de lucro, que lo que pretende al final es revertirlo en poder seguir haciendo estas cosas y otras para la conservación de nuestro patrimonio social, por medio de la página “Molina en el recuerdo” y las charlas que se organizan a tráves de dicha asociación, porque necesitaba un marco legal para poder acceder a los edificios públicos.

_¿Cuáles son tus objetivos futuros?

Pues mira mi objetivo, es poder seguir recopilando y difundiendo la historia de nuestra gente, de las personas comunes de nuestra ciudad, y darle la difusión necesaria para convertir esta aficción en un proyecto mayor que sería, como se ha hecho en otros municipios, la digitalización de fotografias familiares, fotos antiguas, para que pueda formar parte del fondo del Archivo Municipal, porque a día de hoy es escaso, entonces ese fondo que yo ya empecé a recopilar, llevo más de 1.000 fotogafias, se amplíe con fotos de familias en las que aparezcan lugares, costumbres, fiestas populares, etc. Me refiero a los típicos retratos de estudio que se hacían antaño, de lo cual no hay archivo y lo ideal sería firmar un convenio con el Ayuntamiento a través de cultura, para ver si lo aceptan y nos prestan un espacio, en uno de los centros culturales y poder citar ahí a las personas para que traigan sus fotos y se digitalicen y luego catalogarlo y poder ponerlo a disposición primero del archivo y luego del público, organizando charlas, exposiciones, donde la gente pueda ir a investigar o consultar , de forma personal o académica, lo cual lleva un gran trabajo. 

Un proyecto muy ilusionante que desde Infomolina deseamos que salga adelante agradeciendo a Victoriano el tiempo dedicado.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba