DEPORTES

El Atlético de Madrid campeón de liga visita Molina de Segura

Efemérides, mayo 1973

Jesús Maeso

El jueves 31 de mayo de 1973 es una fecha inolvidable en la Molina más futbolística, quién podía imaginar aquella tarde de jueves (19.00 horas) que en la plaza Rogelio Gil (ahora Región Murciana) iba a llegar el autobús del campeón de liga para visitar Molina de Segura. A final de la temporada 72-73 el Atlético de Madrid se proclamaba campeón de liga, el Real Murcia hacía lo propio en segunda división, por aquel entonces campeones de primera y segunda se citaban a final de temporada en encuentro amistoso, así pimentoneros y colchoneros se daban cita en mayo de 1973 en el estadio La Condómina, el Real Murcia ganaba claramente al campeón de primera división 4-2.

Este partido y circunstancia hizo que uno de los miembros más entusiastas de la peña Atlética en Molina de Segura, Francisco Ayuso Moreno, que a la vez era un estudioso estadístico de la historia del Atlético de Madrid, colaborador con artículos semanales en la revista del Atlético, con grandes relaciones con directiva y jugadores de la entidad de La Ribera del Manzanares, pediría a los rojiblancos, que una vez disputado el encuentro en Murcia, a su regreso a Madrid que lo harían por carretera, mientras que la ida lo harían en avión Barajas – San Javier, tuvieran la gentileza de hacer parada en nuestra villa con el fin de inaugurar oficialmente la peña atlética molinense, fundada en 1960, pero que tras la inclusión en su directiva de Ayuso se le dio profesionalidad y estructura para que fuera inaugurada oficialmente en una nueva etapa peñista.

Como decimos aquel jueves 31 de mayo, hacía acto de presencia la plantilla y cuerpo técnico del club Atlético de Madrid en Molina de Segura, serían recibidos en la hoy plaza de la Región Murciana con tracas y fuegos artificiales, los transeúntes quedaron sorprendidos de tener enfrente a los jugadores que pocas semanas antes habían conquistado el campeonato de liga para más valor añadido a la visita. Posteriormente, seguida de numerosos aficionados, la comitiva partió para la fábrica de conservas La Molinera, a la que hizo una visita y donde fueron agasajados con lotes de productos conserveros.

Logo

Después marcharon al Bar Murciano regentado por el entusiasta colchonero Benjamín, donde el equipo degusto de una cena acompañado de numerosos hinchas que abarrotaban el local, tras dos horas, el equipo marchaba, eso sí antes lanzaba desde el autobús numerosos banderines y fotos a los aficionados que despedían al club Atlético de Madrid desde la plaza del caudillo, hoy plaza del casino.

El 31 de mayo de 1973 será recordada históricamente en Molina de Segura como una de sus fechas inolvidables en lo que a deporte se refiere.

Y más concretamente en lo que al fútbol concierne. Ni antes, ni después, se ha dado el caso de que toda una plantilla al completo, flamante campeón de liga española de primera y repleto de internacionales, arribase en nuestra localidad, pero fue así. Fue el caso del Atlético de Madrid, unos días antes había ganado el título de liga en el estadio del “Manzanares” (posteriormente se pondría el nombre de “Vicente Calderón”) ante un deportivo de La Coruña que en ese partido descendió. A su vez, paradójicamente, el Real Murcia también se proclamaría brillante campeón en segunda. La directiva pimentonera fue muy rápida y diligente, y dirigiéndose al club rojiblanco, pronto consiguió la celebración de un partido amistoso en el campo de “La Condómina” a disputar el día 31 de mayo de 1973.

Pero el experto seguidor colchonero Francisco Ayuso Moreno, estrechamente vinculado a Molina primero, para después fijar su residencia durante 30 años hasta su fallecimiento, y muy especialmente, a su peña, no se quedó a la zaga y aprovechando la circunstancia, hizo sus contactos con el Atlético, para que pudiesen parar aquí, con el fin de recibirlos como merecían, homenajearlos, y a su vez mostrales el local social de la peña, ubicada como decimos en la entonces llamada “Rogelio Gil” (ahora plaza de la región murciana), y concretamente en el “Bar el Murciano”, cuyo propietario era el presidente de la peña, Benjamín Ruíz García. Como el sagaz Ayuso tenía sus amistades en el club, aparte de ser un fiel colaborador de la revista mensual, como decimos que entonces se editaba, y teniendo en cuenta que la expedición colchonera venía en autocar, la intermediación daría su fruto.

Serían las 7 de la tarde, como contamos al principio, cuando el autobús hacía su parada en la citada plaza, ni que decir tiene, el grandísimo revuelo que se armó, la grandísima expectación que se originó, la multitudinaria presencia de cientos de aficionados y curiosos. Con el temperamental “Max Merkel”. Entrenador austriaco, apodado “mister látigo” a la cabeza, fueron apareciendo los ídolos futbolísticos de la televisión, que en la recta final del campeonato, se habían impuesto al Barcelona, Español y Real Madrid. Allí estaban los: Rodri, Melo, Ovejero, Capón, Adelardo, Eusebio, Ufarte, Luis Aragones, Garate, Alberto, etc. Todos unos ídolos que se coleccionaban en cromos.

En principio estaba previsto que la recepción se hiciese en el afamado restaurante “Parador del Niño”, lugar de paro forzoso de equipos, artistas y famosos, que en su tiempo sería todo un referente en nuestra localidad, pero al final la directiva se decantó por el mismo Bar de la peña, a fin de hacerlo más popular y acogedor, sobre todo, de cara a los incondicionales. Con anterioridad a la merienda-cena se había programado una visita a la famosa factoría conservera “La Molinera”, propiedad de los hermanos Hernández Pérez, y que por entonces era una referencia en su sector a nivel mundial. En aquellas fechas, más de mil personas trabajaban en sus dependencias, y la expedición atlética quedo maravillada del manipulado y elaboración de los productos.

Conforme fue corriendo la noticia, toda la zona se vio prácticamente desbordada por los vecinos, y la tranquilidad del ágape fue imposible, pues los jugadores y técnicos se vieron constantemente desbordados por la solicitud de autógrafos y fotografías. No obstante, está claro, que Benjamín “El Murciano” quedó muy satisfecho de las patatas cocidas, michirones y boquerón frito, que había preparado su esposa Magdalena, y que hicieron las delicias de los comensales. La directiva de la peña, la más veterana de cuantas han existido en Molina, la componían personas muy carismáticas de la localidad.

Entre los componentes de la peña, cabe destacar a la farmacéutica Pilar Linares Moreno (tía del que fuera alcalde Eduardo Contreras), el taxista Antonio Fernández Serrano “Quisco”, su sobrino Ángel Mondéjar, el industrial Ángel García Riquelme, los hermanos Antonio y Emilio Romero Sánchez, Vicente Almela, Saturnino Franco, Juan Antonio Cantero, Jesús Maeso (quien esto escribe), así como los ya citados Benjamín Ruíz y el auténtico artífice de este milagroso logro, Paco Ayuso

Estaba todo previsto, pero los acontecimientos se desbordaron, lo que aprovecharon muchos simpatizantes de otros equipos para colarse en la fiesta y coger protagonismo. Por lo demás, el choque entre campeones de La Condómina, finalizó con un triunfo del Real Murcia por 4-2.

Que sepamos, en Molina han llegado a estar dos presidentes del Real Madrid, Santiago Bernabéu en una conferencia en El Casino, y Ramón Mendoza en la inauguración de la peña madridista del Paseo Rosales (confitería). Por otro lado, el vicepresidente del fútbol club Barcelona, Nicolás Casaus, en la peña del desaparecido “Bar Duxon” de la calle mayor, y directivos del Athletic de Bilbao en su sede de la calle nueva, pero nunca una plantilla completa de flamantes campeones de liga.

Y es que lo que no consiga el Atléti…..

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba